7/11/09

Carlos Vásquez – Zawadzki


(Tumaco, Colombia). Profesor Titular de la Universidad del Valle, en Cali, vinculado en la actualidad a la Facultad de Comunicación y Lenguaje de la Universidad Javeriana, en Bogotá. Estudios de Literatura en la Universidad del Valle, y de postgrado, Maestría y Doctorado, en las Universidades de Toulouse y Montaigne, Bordeaux, Francia. Periodista y editor (obras de Jorge Zalamea, Enrique Buenaventura, Tomás Quintero, Arturo Alape…); investigador en los campos crítico-literario, teatral y comunicacional-cultural. Premio de Crítica contemporánea “Manuel Cofiño”, La Habana, Cuba. Poeta, ha publicado los volúmenes Diario para Beatriz, La oreja erótica de Van Gogh, Tercer laberinto – cartografías poéticas, Liberaciones, Sol partido en la naranja, Tiresias y su cayado y otros poemas, Rotaciones y Amares. Fundador con el Maestro Enrique  Buenaventura de la Escuela de Artes Escénicas de la Universidad del Valle. Director de estudios de postgrado y de la Escuela de literatura y Decano de Cultura, en la misma institución de educación superior. Director-editor de las revistas Poligramas, Caliartes, Letras del Sur y Plumadas (virtual). Autor de los volúmenes Ensayos de teoría literaria, Trabajos poéticos, El reino de los orígenes, Estanislao Zawadzki, Cartografías culturales, País de Memoria – Diálogos con Arturo Alape y Augusto Rodin – pensar con las manos (biografía). En proceso: Baladas, De tres en tres labios, Alfabetos imaginarios, Ojos de mar (poesía); Operas primas narrativas I, Lecturas musicográficas de relatos de G. García Márquez, Evaluación múltiple de Arturo Alape  y Lecturas de ‘Los ojos del Basilisco’ de Germán Espinosa (ensayo). Trabajos suyos han sido traducidos al inglés, francés, hebreo, italiano y portugués. Intervenciones en el exterior: West Georgia University: sobre narradores y poetas colombianos; Université de Toulouse: seminario sobre literatura contemporánea colombiana; Atlanta University: sobre literatura y poder; Universidad Alberta: sobre el teatro de E. Buenaventura; Uneac y Universidad de la Habana: sobre A. Carpentier; Universidad Central, Ecuador: sobre historia y literatura colombianas contemporáneas; Université de Toulouse y Universitá di Bergamo: seminario sobre literatura colombiana del siglo XX. Participación en Congresos Jalla y Colombianistas.- Asimismo Jurado en Concursos literarios nacionales e internacionales.


TABLA


Tráeme una bujía y un papel
Rostro amado de agua dulce
Mareantes sobre restallantes playas
Te reconozco en tu nocturna claridad
Señalas caminos de aire y quemadura
Tu sexo es pulpa rosada
Nos miramos al espejo azul
Se adormece la trenza dorada
De agua tierna son mis caricias
La lluvia se desvanece
Solitario en mi decir
Desatas tu rubia trenza perfumada
Muerdes esa crujiente manzana roja
Parpadeas instantes de luz
Se transparenta el día
Viento de sal, espesuras y coral
Luz quemada, estación violenta
Al oído me hablas y descifras
Mis manos sobre tus pechos
Todo de ti, maravilloso
Esas melodías de flautas y bongoes
Cierras los ojos en sombras
Nada detenemos
Duermes a mi lado y viajas
Derramas tu roja copa de vino
¿Quién canta sobre nuestras cabezas?
Te llamo delirante en sueños agitados
Dialogamos con blancas voces
La tarde se inclina dorada

     --Acaricia mis pechos de ternura
     --Mide el tiempo con tus manos, amado
     --Olvido su rostro por momentos
     --Enamorada, apresuro mis pasos
     --Dibujo con pincel y tinta china
     --Abres mis manos, amor
     --Juegos de agua, calambures de manos
     --¿Será, me pregunto…
     --Mi cabeza sobre tu pecho de agonías
     --¿Recuerdas nuestras risas nocturnas?
     --Tus manos me escalan ritmos y melodías
     --Ecos de piel de tambores en el recuerdo
     --Tus ojos se comen lejanías y horizontes
     --Canto, salto, danzo, me palabreo
     --La polonesa de Chopin juega, se desliza
     --Tres días sin verte, amado
     --Suavidad de tus mejillas
     --En mi corazón latido y recuerdo
     --En mi respiración se agita una isla
     --Crujen, estallan los secos maderos
     --Soy agua dulce silenciosa
     --¿Navegamos, amor, hacia alta mar?
     --Con este tibio vino de Languedoc
     --¿Me escribirás amado mío?
     --Mi cuerpo es sólo pensamiento
     --Te espero en luz de luna
     --Tormenta de agua y fuego
     --Busco una palabra perdida

A mi lado dormita una deidad
Es un silente hilo de agua
Encuentra entre mis palabras
Escribe con mi mano tu ternura
Abres con tu mirada un camino
Entra por tu ventana luna creciente
Dioses del agua y la rosa
En la madrugada nacen trinos
Desnuda frente a la mar nocturna
Tu espalda de agua mar y arena
La guitarra rasga jarchas
Trae, trae la miel de tu voz
¿Muero de mi soledad?
Ave nocturna, vuelas en redondo




Te reconozco en tu nocturna claridad,
piel de deseos circulares
y libro de cantares memoriosos:
aromas
             y
                 caricias
                               de
                                     estremecimientos,
respirándonos en certezas y abismos.







Nos
miramos
al espejo azul
de
la noche estrellada:
creciente
               luna
                        balbuciente
de
bocas y sombras
se
    esconde
                  a
                     tu
                          espalda.


No hay comentarios: